Declaración de amor al Mediterráneo

4 dic 2012

Mediterráneo de martes, hoy estás cariñoso, tienes brazos y abrazas, tienes manos y acaricias, muestras tu azul plateado como orgulloso.

6 dic 2012

Hoy estás más lejos, Mediterráneo, alejado de la orilla como enojado con la arena. Lo sé, ayer no hablé de ti. Debes comprender y reconocer que existes por mi mirada. Necesitas que observe tus colores y tus estados de ánimo, y que luego se lo cuente al mundo. Eres Mediterráneo porque yo te narro. Sin mi, ¿quién se acordará de tu azul?

7 dic 2012

Che, Mediterráneo, ¿porqué lloras? Sí, ya sé, el Norte de África no termina de encontrar una primavera y el Sur de Europa sigue en otoño y va para invierno. Si pudieras poner menos agua entre los continentes, tal vez…

10 dic 2012

El Mediterráneo tiene hoy tres colores, a la derecha es verde, en el centro es azul y a la izquierda blanco. Son aguas mágicas, cambia, muta, hasta hace guiños brillantes para saludar. Es tan humano que parece con espíritu.

11 dic 2012

Aguas quietas, serenas, deliciosas. A lo lejos, la línea del horizonte es tan… tan horizontal, que cuesta creer en un mundo redondo. Es posible que sea como esos dibujos antiguos donde en el límite las aguas caen como cascadas. Mediterráneo imaginativo.

13 dic 2012

Histérico, sí, insoportable. Tienes la bandera tatuada en la superficie: azul, blanco y azul. Pero no sé porqué razón asaltas las piedras y el murallón de la costa a golpe de olas. Mediterráneo abanderado.

14 dic 2012

Hoy pareces un niño, Mediterráneo. Jugueteas con la gaviota de la orilla, le acercas un poco de agua, ella se aleja, tú te retiras, ella camina hacia adentro y tú la sorprendes con una nueva ola. Y de nuevo, riendo como pequeños. Y así hasta que el azul se ponga celeste.

17 dic 2012

Hoy tiene menos agua el Mediterráneo, bajó más allá de lo habitual. Es curioso ver como las piedras del malecón muestran una porción muy oscura que durante muchos días, semanas, meses… han estado escondidas entre algas y lágrimas. Y es de color hierro, como oxidado, casi rojo, como un hilo de sangre. El agua azul del mar acaricia la herida muy suavemente.

18 dic 2012

Te cuenta historias, te entretenie con sus anécdotas, llena el espacio de personajes, baña los continentes con sus argumentos. Es un libro sin forma de libro, las hojas son exactamente como las olas, se mueven igual cada vez que pasas a la siguiente. Es el Mediterráneo azul, libro de miles de hojas-olas.

22 dic 2012

Si crees, Mediterráneo, que hoy vine a despedirme, te equivocas, faltan varios días. Igual puedo anticiparte que, como Sabina, tardaré 500 noches en olvidarte; o nunca, como corresponde a tu piel de mujer suave, azul, pero piel al fin.

23 dic 2012

Hoy no voy a verte, Mediterráneo, tengo otros planes. Ni mejores ni peores, distintos. Es que me han dicho que tus aguas se formaron con lágrimas, de pueblos, de enamorados, de alegrías y de tristezas. Igual pensaré en tu color.

24 dic 2012

Hoy, Mediterráneo, tienes los ojos cerrados, no quieres mirar al cielo, no quieres sentir el sol. Estás más azul que nunca pero no puedes ver. Estás bajo la superficie murmurando con los peces, sumergido en la nostalgia del futuro.

26 dic 2012

Qué quieres que te diga Mediterráneo, estás inquieto e inestable. No sé si tus aguas fluyen hacia un lado o al otro; si me acerco parecen olas hacia la izquierda, si me alejo la corriente va a la derecha; si me acerco eres transparente, si me alejo eres azul.

27 dic 2012

Seguramente debería interpretar que esa ola que se estrella en la muralla de rocas y se eleva hacia el cielo en forma de espuma blanca es tu mano, Mediterráneo, saludando una partida. Y yo apenas, sobre el costado, diciendo adiós con los ojos azules del reflejo.

29 dic 2012

Es agua, sin azul.